Pues parece ser que ahora tenemos otra buena razón para descorchar la botella. Gracias a una nueva investigación se ha demostrado que beber de una a tres copas de cava a la semana puede contrarrestar la pérdida de memoria vinculada al envejecimiento, y podría ayudar a retasar la aparición de trastornos degenerativos del cerebro, como la demencia.

Según el profesor Jeremy Spencer, del Department of Food and Nutritional Sciences de la misma universidad donde se llevo a cabo la investigación, estos resultados ilustran por primera vez que el consumo moderado de champán tiene el potencial de influir positivamente en el funcionamiento cognitivo, de manera similar a lo que ocurre con los flavonoides contenidos en el vino rojo.

Además, estudios anteriores pusieron de manifiesto que el cava consumido de manera moderada también podría reducir los riesgos de padecer enfermedades cardio y cerebro vasculares, al ser beneficioso para el corazón y la circulación. El consumo moderado es la clave.

Veamos un poco de su historia: El cava se comenzó a producir a partir de las investigaciones del Instituto Agrícola Catalán de San Isidro que defendió el método llamado champanes (méthode champenoise). Fué Josep Raventós i Fatjó quien produjo en 1872, las primeras botellas de cava en San Sadurní de Noya.

En el año 1887 llegó la plaga de la filoxera al Penedés arruinando los cultivos de uva. Esto, conllevó a una renovación de les variedades utilizadas hasta el momento, con la introducción de cepas blancas de calidad en sustitución de variedades negras.

El 1972, ante el conflicto con Francia por la denominación protegida champán, se constituyó el Consejo Regulador de los Vinos Espumosos que lanzó la marca Cava recogiendo el nombre común ya utilizado de vino de cava. El ingreso en la Comunidad Europea marcó la necesidad de concretar las áreas de origen Desde 1986, la región del cava comprende 136 municipios de Cataluña, 23 de La Rioja y 2 de Aragón.

Cava Riojano. La Rioja cuenta con la tradición vitivinícola del Cava desde principios del siglo XX. Esta Comunidad Autónoma es la cuarta productora y la mayor parte del Cava riojano se comercializa en la propia Comunidad Autónoma y en las zonas limítrofes de Navarra y del País Vasco, aunque cada vez más está abriéndose a los mercados nacionales e internacionales. Este vino espumoso se elabora principalmente con las variedades Macabeo, Xarelo y Parellada, aunque también están permitidas la Malvasía (Subirat Parent) y la Chardonnay. Las variedades permitidas para los cavas rosados son Garnacha tinta, Monastrell, Pinot Noir y Trepat.

Un ejemplo de ello es la Familia Escudero que empezó a elaborar vino cuatro genera­ciones atrás, en una pequeña bodega excavada en la montaña. Hoy, dos siglos más tarde, sigue permaneciendo su espíritu, que con el paso de los años se ha enriquecido y profe­sionalizado sin perder su esencia. A la elaboración inicial de sus vinos se une desde principios de los años 50 la de cavas artesanos bajo las marcas, Benito Escudero y Dioro Baco.

Cava en bodega

El concepto de cava está íntimamente ligado a Bodegas Escudero y a su creador, Benito Escudero. Este decidió completar su educación profesional con estudios en la elaboración de cava en Villafranca del Penedés primero, y después en la Champagne. En el momento de iniciar su andadura, en todo el territorio español, había menos de 20 bodegas elaborando Cava. Con el máximo respeto a la tradición no podía ser de otra forma cuando cuatro generaciones les observan. Bodegas Escudero y sus cavas constituyen hoy el tesoro más preciado de su producción.

Durante todo el año, se realiza un seguimiento exhaustivo de los viñedos. En vendimia, diariamente se planifican las parcelas a recolectar, una vez comprobados todos los parámetros de maduración. Una vendimia que se realiza manualmente, haciendo una primera selección en viñedo y una posterior en bodega.

Para su elaboración la uva es sometida a un ligero prensado y el mosto flor, obtenido sin ninguna presión, es destinado a la vinificación de los diferentes Cavas. Los mostos de mayor concentración, son fermentados en barricas de roble de 225 litros obteniendo Cavas de gran complejidad.La elaboración de los Cavas se realiza de forma tradicional y artesana, siguiendo el método Champenoise. Fermentación dentro de la botella y crianza con las lías permaneciendo en rima entre 2 y 7 años.

Los viñedos se encuentran situados en los alrededores de Grávalos, localidad situada en las estribaciones de la Sierra de la Demanda, a 700 metros sobre el nivel del mar. La familia Escudero cuenta con 15 hectáreas de la variedad Viura, uva empleada en los cavas Benito Escudero, con viñas de entre 30 y 65 años. 5 hectáreas de viñedo Pinot Noir, con las que se elabora el Cava Brut Rosado.

Además, dispone a su vez de 13 hectáreas de la variedad Chardonnay, de unos 30 años de edad, referente en los cavas que se elaboran bajo la marca "Dioro Baco".

Os proponemos éste excelente cava para disfrutar y recordarlo durante mucho tiempo https://deleiteartesano.com/bodega/cavas/cava-dioro-baco-extra-brut.html